lunes, 21 de julio de 2008

Google maps se actualiza

Hoy me he llevado una sorpresa en el trabajo. Usando una aplicación que mezcla datos del catastro con los de Google Maps estaba haciendo zoom con la información del catastro y en un momento dado le he dado a ver las imágenes de Google Maps, las del satélite. Al verlas me parecían más nítidas que de costumbre, pero además me ha llamado la atención los colores tan vivos que tenían las imágenes y las sombras tan alargadas que proyectaban los edificios.

Lo primero que he pensado era que eran imágenes del catastro y que la aplicación tenía algún error. Pero lo cierto es que era raro que el catastro tuviera imágenes mejores que Google Earth.

¿La solución?

Entrar en Google Maps y ver lo que me devolvía. Al hacer zoom en Granada y darle a "ver" las imágenes de satélite he comprobado que ciertamente Google había actualizado sus imágenes.

Las nuevas imágenes se caracterizan por presentar una mayor resolución, o lo que es lo mismo, podemos hacer más zoom sin perder calidad. A ojo de buen cubero diría que el zoom que permite es el doble que antes. Básicamente antes no podía distinguir mi coche de el del vecino aparcado en la puerta, no porque no se distinguiera un coche del otro, sino porque no podía saber cual era de cada uno. Sin embargo, ahora, sí se pueden reconocer cada uno de los coches.

Vista aérea del campus de fuentenueva

Otro de los puntos destacables es la nitidez y coloreado de las imágenes. Esta se puede deber a varios factores, el primero es la mejora de la resolución. Al ganar en resolución obviamente los colores "encajan" mejor en nuestra percepción que con una resolución pobre. Otra posibilidad es que hayan mejorado el equipo fotográfico (satélites, fotografía aérea, etc.).

Pero creo que la mejoría en el color se debe principalmente al momento en el que se lanzó la foto. Sin tener mucha idea de fotografía se de buena tinta (más bien por experiencia) que las fotos de paisajes salen mucho mejor un día con el cielo nublado (y el horizonte despejado, obviamente) que a pleno sol (en el que pueden salir "quemadas", el que entienda del tema que me corrija).

Mientras que las fotos antiguas de Google Earth apenas presentaban sombra, en estas últimas podemos ver unas sombras alargadas y bastante oscuras. Por ello se puede suponer que el sol no se encontraba todavía elevado. Esto posiblemente mejore el color en la imagen obtenida al reflejar menos luz hacia la cámara que si el sol se encontrara en su cenit.

Por lo alargado de la sombra, su orientación casi norte y otros detalles como: estado de ciertas obras (como la del monumento Memoria de Andalucía) o la densidad de coches en zonas típicas en las que aparcamos los que vivimos fuera de Granada; podría asegurar que las fotografías se realizaron en torno a este invierno y sobre las 10 de la mañana.

Vista aérea de Granada

Con toda la información que contienen las imágenes de Google Earth, un poco de tiempo, y mayores conocimientos, estoy seguro de que se podría estimar el momento exacto en el que se realizaron las fotos. Con detalles tan tontos como mirar el parking (descampado) de teleco-informática se averigua enseguida que la foto es anterior a las obras del nuevo edificio. Eso por ejemplo acota mejor la fecha de la foto.

En cualquier caso, es curioso la cantidad de información que se puede sacar de una herramienta como esta. Si descargamos el programa Google Earth podemos acceder a un montón de información cruzada que mezcla localizaciones con información acerca de esos puntos. Especialmente famosa es panoramio donde la gente puede posicionar sus fotos donde fueron realizadas añadiendo un nuevo punto de vista a la "vista de pájaro" que ya teníamos con google earth. La wikipedia también presenta información relacionada con lugares lo cual amplifica más aun la información devuelta por Google Earth.

Para mi gusto, son especialmente de mi agrado las recreaciones en 3D que algunos voluntarios están realizando de los edificios de su ciudad, con la herramienta SketchUp. El modelado en 3D permite visualizar de una forma más realista las calles de una ciudad cuando la visitamos a través de Google Earth.

Me ha alegrado ver, que en Granada hay ya un par de artistas (Erestor Elendil y Pablo Canales)que están modelando los edificios más significativos. Esperemos que en poco tiempo más expertos se unan a esta iniciativa o incluso que lo promocione el ayuntamiento, y pronto podamos disfrutar de toda la ciudad.

Vista aérea de Puerta Real


No obstante y pese aunque parezca tan "potito" vernos desde el cielo, se está dando información sensible y que no se hasta que punto Google se puede permitir distribuirla tan tranquilamente. Por lo pronto ya puedo hacer una estadística de que vecinos tienen piscina y cuales no. Una tontada como un camión pero que ya significa que estoy metiéndome en la casa del vecino.

¿Hasta que punto Google tiene derecho de mostrar el jardín de mi casa?¿Y yo el de ver el de los demás?

¿Y tú???¿En el jardín de quién te vas a meter?...

4 comentarios:

Lu^ dijo...

Yo por el momento visitaré mi pequeño "Jardin del Eden"...xDD

Recuerdo k la primera vez que ví imágenes del google earth m abordó la misma pregunta que tu planteas: ¿dónde están los límites para que google pueda mostrar imágenes d un territorio k m pertenece, ya sea las dimensiones de mi piscina o las cuadras de la finca k tengo en "pijotilandia"?

Pues bien, un "vuelo-paseo" en globo t puede llevar a la misma conclusión que a mí: por encima de los edificios cual ave y cámara en mano, obtuve fotos espléndidas...y t aseguro que nadie m estab dando permiso para fotografiar los adosados d la bola d oro, ni a los personajillos que se agolpaban en la azotea del clínico...
Si lo hago yo, ¿pork no lo iba a hacer Google?( k sí, k ellos s forran y yo no!)
xDDD

Por lo demás, un post muy didáctico...veo k vas ampliando tu "registro bloggero".
;-)

Eldor dijo...

La verdad me ha sorprendido mucho y de una manera positiva el post :). Enhorabuena. Respecto a la privacidad ... sinceramente es muy difícil delimitarla, y además si nos restringimos al espacio físico aun más.
La propiedad en sí, presenta un derecho a la privacidad que nosotros establecemos en función del límite que establecemos entre nuestra intimidad y comunicación con el exterior. Hay que ser un poco permisivos en ese aspecto y no dejarse llevar por la psicosis colectiva de la privacidad y el mío mío mío.

Marita dijo...

estoy segura que Che tambien entra en ese jardín!!
te imaginas? estoy tan tranquila en mi piscina (si la tuviese) en bikini... o sin él...y resulta q me está viendo toooooda la red!

BLANCA dijo...

De ciertos edificios gubernamentales (el Pentágono, por ejemplo) el programa no muestra una imagen nítida cuando se hace zoom, por motivos de seguridad. Probablemente, en un futuro más o menos cercano, ocurrirá lo mismo muchos edificios públicos españoles (ministerios, etc.). Ya se sabe, la tecnología avanza mucho más deprisa que la legislación.